Los empresarios solemos hacernos la siguiente pregunta cuando queremos realizar alguna inversión, ¿recurro a un préstamo o utilizo capital propio? ?

Lo que está claro es que tienes dos tipos de financiación, la propia y la ajena, y saber cuál es la proporción ideal de cada una suele ser una tarea complicada. Si quieres conocer la mejor forma de financiación para tu PYME continúa leyendo.

Contabilidad financiera para PYMES

Tomar la decisión óptima de financiación puede llegar a ser muy importante para el resultado de la inversión. Ten en cuenta que los gastos de financiación pueden acabar con la rentabilidad de tu PYME.

Bueno, vamos por partes. En primer lugar, debes tener siempre la premisa de que cuando obtienes financiación, estás consiguiendo dinero, pero también estás adquiriendo una obligación de devolver el dinero. Aunque parece algo obvio, muchos empresarios se olvidan de este detalle y no calculan la liquidez que necesitarán en cada momento para poder hacer frente a la devolución del capital.

Pero tú no vas a caer en ese error. Para ello, debes prever qué beneficio obtendrá tu empresa y qué porcentaje del mismo será dinero líquido, el cual necesitarás para pagar las cuotas.

Es cierto, normalmente la financiación propia es más cara que la ajena. Esto se debe principalmente al famoso coste de oportunidad. Este coste es la forma de llamar a la ganancia que obtendría tu empresa utilizando el dinero en otra cosa, como por ejemplo invirtiendo en algún producto financiero.

Calcula la forma óptima de financiación para tu empresa

Por lo tanto, y para responder a la pregunta de cómo saber la proporción ideal de cada tipo de financiación debes partir de la base de que el balance de tu empresa debe estar equilibrado. Sí, seguramente ya lo habías escuchado, pero, ¿a qué me refiero exactamente verdad? Cuando digo que el balance de tu empresa debe ser equilibrado quiero decir que el endeudamiento es necesario porque es más barato, pero debe ser lo suficientemente pequeño como para poder pagarlo. Por este motivo, es fundamental que lleves una previsión de tesorería de al menos un año vista.

Además, el endeudamiento es un ratio fundamental para que las entidades de préstamo te dejen capital y el precio al que te lo dejarán, puesto que este ratio determinará el nivel de riesgo que representa tu negocio.

Mejorar la gestión contable y financiera de tu PYME

Te estarás preguntando si puedo darte algún consejo como controller financiero. ¡Pues claro! Te recomiendo que el endeudamiento a corto plazo (pasivo corriente) de tu PYME, nunca suponga más de la mitad del patrimonio neto, ten en cuenta, que, por norma general, cuanto más se acerque a esta proporción más optimizado estará tu sistema de financiación. En los casos en los que tu empresa necesite más financiación, lo mejor es que recurras a financiación a largo plazo.

Recuerda, la financiación es el corazón de una empresa, por eso mi último consejo es que la dejes en manos de un asesor financiero para PYMES, que te guíe y reduzca el riesgo al máximo en tus operaciones.

Si has encontrado utilidad en este artículo, puedes compartirlo pinchando en los iconos de redes sociales, justo en la esquina derecha, y dejar un comentario con tu experiencia.

Y ya sabes, si necesitas saber más sobre este artículo o tema relacionado puedes contactar conmigo.